Saltar al contenido

Mundial de Ciclismo 2020 – Todo lo que necesitas saber

El cambio de rumbo de Tour de Francia y del Giro Rosa (24-27 de septiembre) a los Mundiales de Imola es rápido, pero habría sido aún más rápido si la UCI hubiera podido proceder con el plan original de acoger esta semana un programa completo de eventos en Aigle y Martigny.

Recordemos que la contrarreloj individual de los hombres iba a tener lugar el mismo día que el último día del Tour, pero las limitaciones a las reuniones públicas impuestas por el Consejo Federal Suizo obligaron a cancelar los Mundiales de Aigle-Martigny, mientras que la pandemia más amplia de coronavirus llevó a una reconfiguración del programa de carreras.

Canal de Chollos Ciclistas
cta telegram

Para cuando la UCI presentó un nuevo circuito a fines de agosto, las autoridades gubernamentales ya habían declarado que no se asignaría ningún maillot de arco iris a las categorías Junior y Sub23 para el año 2020. Sólo se reveló una serie de reducción para los corredores élite e Imola se introdujo inmediatamente como altenrativa a la cancelación de La Planche des Belles Filles y llevar los mundiales de ciclismo a Italia por primera vez en siete años.

El ritmo al que se hicieron y consideraron las ofertas sólo confirma la urgencia de la UCI en estas condiciones tan desafiantes para los Campeonatos Mundiales. Cuando los organizadores dijeron que había que reducir gastos debido a la pandemia, destacaron su deseo de mantener los eventos grandes que les den suficientes ingresos, en este caso, los Mundiales.

Rara vez las “ruedas” de la diplomacia deportiva han rodado tan rápido como lo hicieron el mes pasado durante la reasignación de los Campeonatos Mundiales. Después de todo, Vicenza, otra ciudad italiana, ha pasado años promocionando su candidatura para acoger los Mundiales de 2020, pero perdió contra Aigle-Martigny por falta de financiación. En comparación, la exitosa oferta de Imola ha sido hecha “a medida” y los cuatro días de competición vienen gracias a una reducción del precio de los mundiales para la UCI (en resumen, que la UCI cobrará menos este año).

Sin embargo, los mínimos deportivos (de los recorridos) de los mundiales no disminuyen. El circuito de Aigle-Martigny era uno de los más difíciles que se recuerdan, y la UCI insistió en que sería imposible de reemplazar. El circuito de Imola ofrece una alternativa similar al circuito de Suiza -colinas empinadas y con garra en lugar de largas subidas- pero las estadísticas son igualmente abrumadoras. La carrera de carretera para mujeres son 143km con 2800m de desnivel. La prueba masculina serán 258,2km con 5000m de desnivelm, desde luego, dolorosa para las piernas de los corredores.

Todos los mundiales llegan con un claro favorito, y este año no iba a ser menos con Wout van Aert (Bélgica), ganador de la Milan-San Remo y de Strade Bianche en agosto y con una actuación muy buena en el Tour de Francia.

En las pruebas femeninas, el equipo holandés volverá a tener todos los ojos puestos en los tres últimos campeones mundiales de ruta. Annemiek van Vleuten (Holanda) es duda después de romperse la muñeca en el Giro Rosa, pero a Holanda no le falta opción con la ganadora general Anna van der Breggen y Marianne Vos.