Saltar al contenido

Sospechas de dopaje de Nairo Quintana – redada en el Arkea Samsic

Si tenía motivos para estar insatisfecho con los resultados obtenidos en el reciente Tour, el Arkéa-Samsic se encontró con un episodio que podría ser la punta del iceberg de su mediocre éxito, y el más afectado no es otro que su corredor estrella Nairo Quintana.

Según el Journal du Dimanche, un hotel de la ciudad de Megeve (Alpes), donde se alojó el Arkéa-Samsic el pasado miércoles tras la disputa de la 17ª etapa del Tour, fue registrado por gendarmes de la oficina central de lucha contra los atentados al medio ambiente y a la salud pública francesa.

Además, los vehículos y autobuses del equipo también fueron registrados y el procedimiento sobre el cual los investigadores no anunciaron ningún hallazgo fue determinado independientemente, sin ningún acuerdo con la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD) como parte de una investigación previa no especificada.

Emmanuel Hubert, el jefe de Arkéa-Samsic, informó a L’Equipe los detalles sin más comentarios. Quintana se fue al suelo en la etapa inaugural del Tour pero se recuperó y se mantuvo con opciones en la clasificación general hasta que sufrió otra caída en la etapa 13 de la carrera.

Dos días después, ya físicamente tocado, no pudo resolver la desafiante prueba del Grand Colombier y se despidió de todas las opciones de la general, terminando a más de una hora del ganador, Tadej Pogacar, en el 17º lugar.

Sospechas sin resolver

Según EFE, no es la primera vez que los participantes en el Tour de Francia son perseguidos por la brigada medioambiental de la gendarmería, pero sus investigaciones nunca han determinado la comisión de delitos.

Iniciaron una investigación en 2017 para decidir si había motores en las bicicletas de los ciclistas, pero la cerraron a principios de este año por falta de pruebas. También basaron su atención el año pasado en el equipo de Deceuninck, pero la investigación también fue archivada.