Saltar al contenido

Rodillos de Transmisión Directa

En sentido estricto, son rodillos fluidos que enganchan la cadena de la bici directamente al rodillo. Esto hace que no usen ninguna transferencia física, como un rodillo o una cinta y en consecuencia, no se desperdicie energía y la simulación de la ruta sea también la más realista que se puede obtener en la actualidad.

Con los rodillos de bicicleta de transmisión directa los problemas de desgaste de los neumáticos y, hasta cierto punto, el ruido se evitan o se reducen. La unidad de resistencia, a menudo, está encerrada en una carcasa que ayuda a mantener el ruido bajo, permitiendo la incorporación de un volante grande cuyo objetivo es generar una sensación de pedaleo suave.